Artículos

Escrito por ACOFOP Categoría: Noticias
Publicado el 17 Septiembre 2015 Visto: 1017
Imprimir

 

Se demanda a las autoridades pertinentes a realizar investigaciones y esclarecer los hechos sucedidos en contra de la vida del líder indígena Constantino Rommel y dos personas que le acompañaban.

16 de Septiembre de 2015.
Waspam, Nicaragua.

Desde hace un mes, la zona de Río Coco arriba de la Región Autónoma del Caribe Norte (RACN) – municipio de Waspam- ha sido escenario de una violenta invasión de colonos en tierras indígenas. Lo que ha generado hasta la fecha una situación de inseguridad para la población originaria entre los que se encuentran niños, ancianos, mujeres y jóvenes.

 

La tensión en la zona aumentó el pasado 16 de agosto cuando varios hombres armados secuestraron a un líder indígena en el poblado de Santa Fe, territorio Li Auhbra. En los días siguientes, la presencia de colonos armados se ha hecho más evidente, generando una serie de enfrentamientos entre comunitarios y colonos invasores de tierras. Este conflicto, que inició en el 2008, ha costado la vida de más de treinta indígenas, calculando que este año son 15 los indígenas asesinados por colonos.

El desplazamiento de un sinnúmero de familias indígenas de la zona hacia otras comunidades y hacia territorios hondureños, por temor a ser agredidos por los colonos, ha sido otro de los efectos negativos de esta situación. “No es posible que no pueda vivir en la tierra que me han heredado mis antepasados”, decía una mujer miskita al tener que abandonar su hogar junto con sus hijos.

El terror causado por los colonos ha provocado que cada comunidad se organice en grupos de hombres para realizar una “ofensiva” contra los invasores e iniciar un proceso de desalojo por la fuerza ante la negativa de una retirada por la vía del diálogo.

Ante estos hechos, recientemente el Presidente de la República, Daniel Ortega Saavedra, aseguró que el Gobierno de Nicaragua brindará el acompañamiento necesario para que las comunidades indígenas que poseen títulos comunales sobre sus tierras, en las regiones del Caribe Norte y Sur, recuperen sus propiedades, protegidas conforme la Ley de Autonomía de la Costa Caribe. El Presidente Ortega insistió que no se pueden vender esas tierras indígenas y que el Gobierno acompañará las decisiones respecto al reconocimiento de los títulos para todas las comunidades desde el Río Coco hasta el Río San Juan.

El último hecho que ha causado conmoción para los pueblos indígenas de Nicaragua y de otras partes de la región de Mesoamérica, es el ataque que sufrió la noche de ayer el líder miskito Constantino Rommel, ex-Presidente y actual Vice-Presiente del Gobierno Territorial Indígena de Wangki Twi Tasba Raya, quien luego de llevar una provisión de ayuda recolectada en Bilwi fue atacado repentinamente en la salida de la carretera a Waspam. En este ataque resultaron tres personas heridas, entre ellas Rommel, quien se encuentra internado en el Hospital Primario de Waspam con una situación de salud grave causada por los impactos de bala que perforaron sus pulmones.

Partiendo del compromiso del Presidente Ortega de acompañar la restitución y protección de los derechos de los pueblos indígenas del Caribe, conforme a la Ley 28, los pueblos indígenas y las comunidades locales que conformamos Alianza Mesoamericana de Pueblos y Bosques (AMPB) hacemos un llamado al Gobierno de Nicaragua y a las autoridades pertinentes para dar una solución por la vía del diálogo y el consenso y evitar más derramamiento de sangre, así como investigar y esclarecer este atentado en contra de la vida del líder Indígena Constantino Rommel y las dos personas que le acompañaban.

Este llamado que hacemos como AMPB es parte de las voces de los pueblos indígenas y comunidades locales del mundo que demandamos la No criminalización de nuestros líderes que defienden nuestros territorios y los bosques, demanda también hecha por nuestros hermanos de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP), la Coordinadora de Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA), la Red de Pueblos Indígenas y Locales para la Gestión de los Ecosistemas Forestales (REPALEF por sus siglas en francés) de la Cuenca del Congo y la Alianza de Pueblos Indígenas del Archipiélago (AMAN por sus siglas en bahasa) de Indonesia.

Los pueblos indígenas de Nicaragua cuentan con un marco legal que les otorga derecho sus tierras en la Ley No. 445, Ley del Régimen de Propiedad Comunal de los Pueblos Indígenas y Comunidades Étnicas de las Regiones Autónomas de la Costa Atlántica y de los Ríos, Bocay, Coco, Indio y Maíz y vienen trabajando desde sus Gobiernos Territoriales Indígenas (GTI) en una gobernanza territorial que facilite el proceso de saneamiento, la obligación que tienen el Estado y las instituciones competentes de resolver jurídica y administrativamente la situación de terceras personas, naturales o jurídicas, distintas de las comunidades, que alegan derechos de propiedad y que están asentadas de forma legal o ilegal en un territorio indígena o étnico.

 

Fuente: www.alianzamesoamericana.org